Amas de Casa Desesperadas
lunes, noviembre 20, 2006
posted by Mr. Daho at 5:37 a. m.

Detrás del living casi inmaculado de una de las protagonistas de Yo soy sola. —con un sillón blanco, impoluto, vista a las Barrancas de Belgrano y hasta un arpa estratégicamente ubicada— parece haber una casa tomada. La lógica del cine es así: tras cada elemento que elegantemente capta la cámara hay algo parecido a un caos organizado. Cajas y más cajas, cables y más cables, personas que van y vienen sin objetivo aparente y alguna revista con alguna chica ligera de ropas que nunca falta.
El rodaje de Yo soy sola. ("el punto queda", dice la directora) está por concluir luego de casi ocho semanas, pero en las caras del elenco y del equipo técnico no se nota el cansancio. Al contrario, entre las bromas del siempre encendido Damián de Santo, las réplicas de Eugenia Tobal y Moro Anghileri, y el infaltable gracioso que hay en todo equipo, las cosas parecen funcionar de maravillas. Si hasta cuando la asistente de dirección intenta imponer un tono severo para ir "a toma" nadie parece creerle demasiado. Pero al final le hacen caso y van.
Yo soy sola. son, en realidad, cuatro películas en una, que se entrecruzan aquí y allá, pero que se conforman, cada una, como un todo estética y narrativamente individual. Al menos, esa fue siempre la intención de Tatiana Mereñuk, la directora de todo este asunto, quien pertenece a la camada de Historias breves 2 (su corto, codirigido con Hernán Belón, se llamaba Aluap, de 1997) y que por esas raras vueltas de la vida recién ahora pudo filmar su opera prima.
Para la película, que cuenta la historia de cuatro amigas cuyas edades oscilan entre los 28 y los 34 años, logró reunir un elenco de caras conocidas como Tobal, Anghileri, Pablo Rago y Damián de Santo, junto a Mara Bestelli, la española Olivia Molina (la hija de Angela, que ya concluyó su parte y regresó a su país), Mike Amigorena y Ramiro Agüero. Los ocho componen las parejas en conflicto. El elenco incluye además a Mirta Busnelli, Jean-Pierre Noher y Marita Ballesteros, entre otros.
Contenta, pero asustada se define Tatiana ante la apuesta. Contenta "porque la experiencia de rodaje fue fabulosa, la disfruté muchísimo y la pasé muy bien". Y asustada "porque es una jugada estética un poco arriesgada la de contar cuatro historias muy distintas en su estética y que todo se vea como una sola película.
"Trabajo al guión no le falta. Cinco años de versiones, idas y venidas, hicieron que la película esté pensada hasta el último detalle. Tanto que, admite, "en algún momento tuve miedo de que me quedara viejo y empecé a escribir otras cosas. El guión fue cambiando con el tiempo y yo también cambié", al punto que hasta el título del filme puede terminar quedándole viejo también.
Tobal filma en los tiempos que le dejan las grabaciones de Sos mi vida. Su personaje, Vera, "es una chica que, en su afán de progresar en lo profesional, deja de lado a su pareja (Rago). Creo que lo interesante de la película es su mirada femenina, no feminista. Creo que te podés sentir identificada con cualquiera de los cuatro personajes. Todas tenemos algo de cada una de ellas".
Anghileri, que viene en una furiosa sucesión de películas (hizo once en sólo seis años y acaba de terminar de rodar El pasado con la dupla Babenco/Gael) dice que la película "va a estar buenísima. Mi historia es muy divertida, es la más comedia de todas. Es la de una chica de familia católica que sueña con casarse con su novio, que es el mismo desde los 17 años (Agüero). Muy tradicional". Agrega que, lo que le gusta del filme es que "se nota que es un guión escrito por una mujer. Tatiana es muy buena directora. Y me encanta trabajar con Mara, que además de actuar es directora de actores".
Moro fue fundamental a la hora de que la película consiga productor (ella le hizo leer el guión a Pascual Condito, el inefable distribuidor, productor y actor de reparto en todas las películas en las que participa, incluida ésta, que produce), pero Mara Bestelli es la que viene, junto a la directora, desde más atrás con el proyecto. "Con Tatiana somos amigas de la vida —dice la actriz, que interpreta a... Mara—, y yo estuve cerca desde el principio, buscando apoyo, financiación". La suya es la historia de una chica que, cuando su novio (De Santo) se va a España a hacer una beca y no parece querer regresar, decide quedar embarazada mediante inseminación artificial. "Es una decisión personal bastante fuerte —explica—. Lo que la historia busca contar es cómo llegó hasta donde llegó".
De Santo —el único de los hombres del filme presente en el rodaje— dice que no se siente "fuera de lugar. Al contrario, me encanta laburar con mujeres. Es un punto de vista más sensible y me gusta esa visión femenina". Su acercamiento al filme fue a través del productor. "El me contactó y luego me encontré con Tatiana que me contó la película desde la pasión. Leí el guión, me gustó y listo", dice. Y cierra con una de sus habituales bromas: "Acá estoy: o le salvé la película o se la arruiné".

Fuente: Diario Clarín.
 

Mira mis estadisticas.!