Amas de Casa Desesperadas
miércoles, noviembre 15, 2006
posted by Mr. Daho at 5:24 a. m.

Les dejo esta interesante columna:

"En otros tiempos, cuando el lenguaje de la televisión era mucho más claro y no abundaban como hoy los eufemismos y los mensajes equívocos en la comunicación entre canales y espectadores, la palabra "especial" tenía para todos el significado que se desprendía de su definición en el diccionario: algo singular o particular, que no es común ni general.
De este modo, cuando se anunciaba un "especial" sabíamos que se acercaba un acontecimiento televisivo de ribetes atípicos, fuera de lo común. Podía ser la ambiciosa adaptación de algún texto clásico (Otelo, El inglés de los güesos), presentaciones en torno de una figura local destacada (desde los ciclos protagonizados por Osvaldo Terranova hasta las esperadas apariciones de Juan Verdaguer) o alguna visita de fuste llegada desde el exterior. Todo esto ocurría cuando la columna vertebral de la TV estaba conformada por una programación sólida, previsible en materia de horarios y atenta a considerar la vida cotidiana de la gente. A nadie se le hubiese ocurrido entonces, por ejemplo, llevar el horario central hasta más allá de la medianoche.

***

Hoy, la palabra "especial" constituye una de las tantas distorsiones utilizadas por los canales para obligar a los espectadores a someterse muchas veces a sus arbitrariedades y caprichos. Hoy en día se recurre al término no para respaldar algún acontecimiento peculiar y diferente, sino por lo general para ilustrar pomposamente la apelación a algún programa que desde hace tiempo espera en algún estante para rellenar espacios oportunos o inesperadamente vacíos.
Así fuimos testigos del empleo de ese término para promocionar episodios de algún ciclo que quedaron sin emitirse en alguna temporada anterior o presentaciones que jamás tendrán continuidad. Basta, al respecto, recordar el ejemplo de Adikta, por Canal 13, o el recurso - hoy no tan asiduo como en el pasado reciente - de acomodar en los casilleros vacantes aquellos programas dedicados a exhumar curiosidades de archivo.
Anteayer, la palabra "especial" volvió a ser meneada por partida doble. Primero, para que Telefé la usara sobreactuando lo que debió anunciarse, sencillamente, como la reposición de los episodios normales del programa de viajes Por el mundo, conducido por Marley. Y segundo, para que el mismo canal hablara de un "lunes especial" a propósito del comienzo de la segunda temporada de Algo habrán hecho, en consonancia con una estrategia empleada hace poco por Canal 13 cuando se habló de una "semana especial" a raíz de la emisión en dos jornadas sucesivas de capítulos de Amas de casa desesperadas.
Con todo, habrá que admitir que los tiempos han cambiado y que "especial", como muchas otras palabras con sentido televisivo, puede modificar su significado anterior. Si anteanoche, a partir de la estrategia elaborada por Telefé, "especial" no significa otra cosa que empezar y terminar a la hora señalada (Algo habrán hecho se inició a las 21, casi puntualmente), bienvenida sea la nueva acepción. Aunque a juzgar por el comportamiento habitual de nuestra TV, esta actitud también puede resultar "singular o particular, que no es común ni general". Es decir que en cualquier momento podemos volver a las andadas".

Fuente: Diario La Nación.
 

Mira mis estadisticas.!