Amas de Casa Desesperadas
domingo, septiembre 17, 2006
posted by Desperate Fan at 8:50 p. m.

Alicia: Algo extraño sucede cuando morimos. Nuestros sentidos se desvanecen. El gusto, el tacto, el olfato y el oído se convierten en un recuerdo lejano. Pero nuestra vista, se agudiza. Y de pronto, podemos ver claramente el mundo que hemos dejado atrás. Por supuesto, lo que los muertos pueden ver podría ser visto por los vivos. Si tan solo se tomarán un tiempo para mirar.

Susana: Era su mujer. Tiene derecho a saber.
Vera: Podemos hacerlo con cuidado. Lo vamos a visitar con la excusa de saber como está, le llevamos masitas, le preparamos un rico café y se lo decimos.
Lía: Sí, ‘‘Pablo, tu mujer se acaba de suicidar por un secreto que nunca te contó, otra masita’’?

Vera: Te acordás cuando me pediste que nos casáramos?
Ricardo: Vera, por favor…
Vera: Nos sentamos en la calle y nos tomamos una botella de champagne. Cuando terminamos, me miraste y me dijiste: ‘‘Si te casas conmigo, Vera Mendiburú, te prometo que voy a amarte hasta el último día de mi vida’’. Y aunque yo estaba comprometida y papá no te quería, yo te dije que sí.
Ricardo: Eso fue hace mucho tiempo.
Vera: Vas a suspender la reunión con el abogado por la demanda de divorcio y vamos a hacer terapia de pareja?
Ricardo: Vera por favor.
Vera: Me lo prometiste.
Ricardo: Está bien.
Vera:.. Voy a prepararme una leche tibia, querés algo de tomar?
Ricardo: Cualquier cosa menos champagne.

Julieta: Querido diario, el churro de mi vecino ni se enteró que estoy viva.
Susana: Cállate.

Gabriela: Sabes que? Me aburro. Hasta casi me pongo a limpiar toda la casa para entretenerme.
Carlos: Toma te traje un regalo, no te pongas mal.
Gabriela: No me vas a comprar con regalos.
Carlos: Abrilo.
Gabriela: No.
Carlos: Abrilo por favor!
Gabriela: Es de oro blanco?
Carlos: Si. Por que no te lo pones y hacemos el amor?
Gabriela: Yo no voy a hacer el amor. Yo quiero charlar.
Carlos: Charlar? Gaby, cuando un hombre le regala una joya carísimo a una mujer, puede pretender muchísimas cosas a cambio, y te puedo asegurar que charlar, no es una de ellas.

Susana:
Ehmm.. Te gustaría que comiéramos juntos?
Miguel: Vos y yo solos?
Susana: No y Julieta también. Es algo que siempre hacemos cuando se muda un vecino nuevo. Le hacemos una rica comida, un cafecito después, es una especie de tradición. De cena de bienvenida.
Miguel: Bueno, te recuerdo que me contaste que no cocinas muy bien y además el café te sale bastante feo.
Susana: Bueno en ese caso podríamos pedir comida hecha afuera y el café lo preparas vos.
Miguel: Siempre que invitas a alguien a tu casa le ofreces comida hecha.
Susana: Es una tradición muy reciente que todavía le estoy encontrando la vuelta.
Miguel: Te propongo algo. Yo cocino y vos y Julieta vienen a cenar a casa. Que te parece?
Susana: Buenísimo.
Miguel: El viernes a la noche?
Susana: El viernes a la noche.
Miguel: A las ocho?
Susana: A las ocho.

Susana: Juli, Juli, Miguel acaba de invitarnos a comer a su casa el viernes a la noche!
Julieta: En serio?
Susana: Pero voy a ir sola. Vos te vas a quedar acá haciendo reposo y tomando mucho líquido porque vas a tener uno de esos virus que te duran dos o tres días.

Ricardo: La respuesta es sí, doctor. Con nosotros va a ganar una fortuna.

Policía: Buen día. Cédula y registro de conducir, por favor.
(Lía los saca)
Policía: Sabe porque la detuve no?
Lía: Si me imagino.
Policía: Sus hijos viajaban sin el cinturón de seguridad.
Lía: Yo les dije que se lo pusieran pero no me hacen caso.
Policía: Intente que le hagan caso la próxima vez. Para eso son las madres.
Alicia: (narrando) El agente López trabaja en la policía desde hace seis años. Nunca tuvo que enfrentarse a una situación de extremo peligro, tampoco había tenido que explicarle a una mujer como criar a sus hijos.
Lía: (saliendo del auto) Perdón que quiso decir recién? Que estaba tratando de insinuar? Que yo soy una mala madre?!
Policía: Señora, vuelva al vehículo por favor...
Lía: Yo no tengo ayuda señor! Yo estoy sola! Criando prácticamente sola a cuatro chicos porque mi marido trabaja todo el tiempo! Y la niñera se enfermó y hace una semana que no viene. Y yo hace seis años, que no duerrmo una noche entera, y usted tiene el tupé de venir a decirme que yo soy una mala madre!??!
Policía: Señora, no le voy a hacer la boleta.
Lía: Gracias, y acepto su disculpa.

Juan: Me vino bárbaro esto. Tengo que estudiar un montón esta noche y nada mejor que el sexo para estar concentrado.
Gabriela: Me alegro que te haya servido. La educación es muy importante.

Juan: (sacando una rosa) En realidad se la iba a dar cuando yo fuera a su casa pero bueno, ya que vino…
Gabriela: Una rosa.
Juan: No es una rosa cualquiera. Mírele los pétalos. Es perfecta.
Gabriela: Ay Juan…
Juan: Perfecta como usted.

Miguel: …Voy a cocinar carne. No será vegetariana no?
Susana: No, Carla es carnívora, sin ninguna duda.

Marta: Yo quería hacerte una pregunta. Eras vos la que paró la policía?
Lía: Ah. Si,si. Los mellizos estaban incontrolables. No encontré manera de que se pusieran el cinturón de seguridad.
Marta: Ay, cuando los chicos se ponen así…
Lía: No se que hacer, hago de todo, los amenazo, les ruego.. Pero nada resulta. No sé si es que no entienden porque son chicos o entienden todo y lo hacen a propósito para que yo me enoje..
Marta: Ay, yo la hacia renegar tanto a mi madre cuando andaba en el auto..
Lía: Sí?
Marta: Un día que estaba insoportable no sabes no lo que hizo. Paró el auto, bajó, me dejó en el medio de la calle y se fue.
Lía: En serio hizo eso?
Marta: Pero volvió enseguida. Yo nunca más volví a portarme mal. Proba, a lo mejor…
Lía: No. No, no, yo no podría.
Marta: Ah, no, a los chicos hay que ponerles limites eh. Y si no obedecen hay que aplicar la creatividad. Mi madre lo tenía muy claro. Era una mujer muy inteligente. Como es la vida… ahora está en un geriátrico. Tiene el cerebro hecho puré pobrecita…

Marta: Susana, pudiste encontrar algo de ropa vieja para Carla? Anda con lo puesto pobre…
Susana: Si.. ? Pensé que ese era su look.

Pablo: No me importa porque se mató Alicia. A lo mejor estaba deprimida, a lo mejor estaba aburrida.. Pero lo que sí importa es que dejó solo a su hijo y a su marido. Y eso no se lo voy a perdonar nunca.

Gabriela: Vas a llevar a Juli a la cena con Miguel?
Susana: Carla va a estar ahí, así que necesito apoyo emocional.
Gabriela: Yo no puedo creer como se mando… Decime como la dejaste.
Susana: No sé, fue muy de repente, no supe que pensar ni decir en ese momento, vistes como es…
Gabriela: (rezongando) Sabes lo que tenes que hacer? Vos tenés que ir un rato antes de que llegue ella así te quedas a solas con Miguel.
Susana: Me gusta esa idea. Carla va a llegar a las 8, o sea que sus tetas van a llegar a las 7 y yo tengo que estar ahí… 6:30.

Dr. Goldstein: Estoy completamente seguro de que Freud no aprobaría esto.
Vera: Y a quien le importa lo que piense Freud? Yo estudie mucha Psicología, estudie mucho a Freud. Un desagradecido total, un desalmado.
Dr. Goldstein: Por que dice eso?
Vera: Piense un poco. Creció a fines de 1800, no había ningún electrodoméstico en esa época, su madre tenía que hacer todo manualmente. Trabajar desde la mañana hasta la noche sin parar. Y que hizo el? Creció y se hizo famoso diciendo que los problemas de los adultos era por causa, de algo terrible que sus madres habían hecho. La madre de Freud debe haberse sentido traicionada por un hijo así.
Dr. Goldstein: Nunca lo había pensado de esa manera.
Vera: El sabía que ella trabajaba como una esclava. Todos los sacrificios que tuvo que hacer para criarlo. Alguna vez le agradeció todo ese sacrificio? No creo…. Acá tiene.
Dr. Goldstein: No sé si sabía, pero muchas de las teorías de Freud han sido desestimadas.
Vera: Y si. Me parece muy bien.

Miguel: Como se llama el tipo que vive enfrente de la casa de Marta?
Susana: Medina. Si alguna vez te invita a su casa, prepárate porque tiene un zoológico. Es un loco de los animales…
Miguel: No te preocupes. A mí también me encantan los animales.
Susana: Es taxidermista.

Julieta: Sabes quien me caía de diez? Alberto, tu cuarto marido.
Carla: Ese fue mi segundo marido. Me casé dos veces.
Julieta: No te casaste con ese tipo lleno de tatuajes que se lo llevaron preso?
Susana: No, Juli, Carla no estuvo casada con Andrés. Andrés fue uno de sus amigos especiales.

Alicia: Que Carla usará al perro para seducir a Miguel, puso furiosa a Susana. También estaba furiosa con Miguel por no darse cuenta de que todo eso, era una asquerosa maniobra. Pero estaba aún más enojada con ella misma, por no habérsele ocurrido primero usar al perro.

Alicia: Mientras observo el mundo que dejé atrás, empiezo a entender todo. La belleza que espera ser descubierta, los misterios que quieren ser revelados.. Es muy raro que las personas se detengan para observar. Simplemente siguen. Siguen con sus vidas. Una lástima. Hay tanto para ver.
 

Mira mis estadisticas.!