Amas de Casa Desesperadas
martes, octubre 03, 2006
posted by Desperate Fan at 11:11 p. m.

Image Hosted by ImageShack.us

Mercedes Morán está pasando por un buen momento en su carrera artística. Al protagónico de la versión argentina de "Amas de casa desesperadas", sumó el estreno de "Remake", la película dirigida por el catalán Roger Gual, ganador del Premio Goya en 2003 por "Smoking Room", en la que comparte cartel con los actores españoles Eusebio Poncela y Juan Diego y su compatriota Mario Paolucci.
Sin embargo, la actriz se mostró preocupada por los sucesivos cambios de horario que sufrió "Amas de casa desesperadas" como consecuencia de la guerra del rating y, también, se quejó de los sufrimientos a los que se ven obligados los actores cuando su trabajo es sometido al veredicto de las mediciones de audiencia o a los caprichos de los ejecutivos de los canales que hacen cambios en la programación, a partir de la preocupación por la competencia más que por la parte artística.
Pese a los vaivenes de su carrera televisiva, Morán se mostró contenta con su labor en "Remake". El filme, que cuenta las vivencias de un grupo de inmigrantes argentinos y españoles, fue seleccionado para las competencias oficiales de los festivales de cine de Mar del Plata y de Málaga. "Es un orgullo que la película haya participe en festivales tan importantes", comentó la actriz, que triunfó en televisión con la serie de Pol-ka "Gasoleros".
Morán aseguró que las historias sobre el desarraigo que provoca la inmigración "son un karma", sobre todo, para los argentinos y españoles que, en diferentes épocas, se han visto obligados a abandonar su país en busca de esperanzas. No obstante, la actriz confesó que no tiene "muchos lazos con España, sólo una hermana que vive allá, y el padre de mis hijas mayores, que hace 30 años que está en Madrid".
"Viajo frecuentemente porque tengo familia, soy descendiente de españoles, me interesa lo que pasa y estoy al tanto de lo que sucede, pero ese vínculo es profesional por el cine o el teatro, pero nunca me fui a vivir a España", comentó la actriz que protagoniza la película que cuenta la historia de tres familias que luego de 30 años regresan a una casa de campo donde vivieron en comunidad en los años 70.
El proyecto fracasó y todos se fueron salvo Max (Paolucci), quien invita a los amigos con la excusa de despedirse de la casa, que se convertirá en un hotel de turismo rural. Cincuentones, divorciados y con hijos grandes, se enfrentarán a los recuerdos y las secuelas que dejó la experiencia y el paso del tiempo. Ninguna de sus vidas resultó como lo imaginaban, y muchas de sus frustraciones y desengaños saldrán a la luz durante ese fin de semana, en especial para los más jóvenes.
"La película se filmó en junio de 2005 en Barcelona y esta es la primera vez que participo en una producción española", comentó Morán, quien actúa en la versión local de la exitosa serie de televisión norteamericana "Amas de casa desesperadas". "Plantea una discusión que allá está muy vigente -añadió-, es una discusión generacional, es un reproche tardío que le hacen los adolescentes a sus padres cuarentones y cincuentones". Morán destacó además el buen momento por el que está pasando el cine argentino. "Es mucho más que lo que sucede en el circuito de festivales", dijo.
De su trabajo en "Amas de casa desesperadas", consideró que el "rating responde, no ser líder en la franja horaria no significa que no estemos contentos", y enfatizó: "En ese horario, en medio de esa guerra de puntos de rating, está más que bien, con muchos menos puntos también".
Asimismo, admitió que trabajar en la remake de un éxito de la televisión norteamericana fue un desafío artístico y al mismo tiempo una gran responsabilidad. "Siempre hay presión, porque la experiencia no te quita ese miedo, y menos en este caso -dijo-. Es verdad que había una presión por el éxito de la serie en Estados Unidos que exigía estar a la altura de la circunstancias, ya que el nivel de la original es de mucha excelencia y muy exitoso".
"Existió esa presión, pero la olvidamos un poco durante el trabajo -admitió-, y ahora que se estrenó y se habla tanto del programa, por el rating, por los cambios de horario, volvió a aparecer la inquietud".
Por último, Morán afirmó: "No quiero ser el líder (en el rating) pero no es nuestro caso, con el resultado del programa el mayor riesgo era la comparación con la serie americana, que está bien hecha. Estamos todos muy satisfechos y alegres de que tenga un nivel de calidad, pero estamos padeciendo esta guerra que no nos pertenece a los actores".

Fuente: www.lacapital.com.ar
 

Mira mis estadisticas.!