Amas de Casa Desesperadas
miércoles, noviembre 01, 2006
posted by Mr. Daho at 8:22 p. m.


CLARÍN (Regular)
"La segunda película del catalán Roger Gual, Remake —coproducción entre España y la Argentina— es uno de esos filmes que demuestran que más puede ser menos. En este caso, más actores, más elenco, más trama, más diálogos innecesarios y explicativos para contar lo que, en principio, parece una idea prometedora.
Un grupo de amigos que en los '70 vivían en una suerte de comunidad hippie en las montañas fuera de Barcelona, se reúnen hoy en el mismo lugar, y entre diálogos, recriminaciones, historias y secretos, van dejando en claro cuánto cambiaron ellos (y el país y el mundo) en estos años.
En esa casa de campo sigue viviendo Max (Mario Paolucci), el único que permanece fiel a los preceptos de la época, pero que hoy ya piensa vender el lugar. Allí llegan Damián y Patricia (Juan Diego y Silvia Munt) con su hijo. Y lo propio hacen Carol y Alex (Mercedes Morán y Eusebio Poncela) que ya no están en pareja y tienen unas cuántas cuentas pendientes. Ellos también vienen con sus hijos.
(...)
Nada funciona demasiado bien: ni para ellos ni para el espectador, que parece atrapado en una reunión de viejos amigos irritantes e irritables.
Gual nunca explica la diferencia de acentos, pero eso es lo de menos. Lo que se extraña es la sutileza, la profundidad y el cine que, por ejemplo, una película como Ficció, de Cesc Gay, le supo otorgar a un tema con puntos en común".

LA NACIÓN (Buena)
"(...) Remake habla fundamentalmente de la soledad, de esa soledad que demuestra lo difícil que es la convivencia entre las personas y sobre lo perdido que están los seres humanos en general. El director Roger Gual hace de éste, su segundo largometraje, un film coral en el que todas sus criaturas van descubriendo sus pesares y sus engañosos tiempos idos para recaer en aceptar que cada hombre o cada mujer son egoístas, retorcidos, traicioneros, superficiales y, al mismo tiempo, complejos, solidarios y capaces de reírse de lo que les ocurre en sus existencias. (...) Como un rompecabezas que se va armando a medida que transcurre la acción, la historia logra conmover a pesar de que las palabras de sus personajes, a las que hay que escuchar con viva atención, alargue escenas o apabulle a cada paso. El realizador español logró, sin embargo, un film atípico en el que descubre con habilidad el mundo interior de esos seres que, lentamente, descubren sus miserias y sus fracasos. Sostenido por un elenco de indudable calidad -del que sobresalen las labores de Mercedes Morán, Eusebio Poncela-, Mario Paolucci y Juan Botto aportan la necesaria verosimilitud en este entramado que refleja con emoción la vida cotidiana imbricada en micromundos plenos de angustia y de dolor.
 

Mira mis estadisticas.!